Develar las contribuciones de la química para la seguridad y la diversión en Halloween - ChemicalSafetyFacts.org
View count: 2007 Views

Halloween

Es esa época del año otra vez; las hojas caen, el aire se vuelve más fresco y las pequeñas brujas y los hechiceros se están preparando para salir. Gracias a los productos químicos, los niños y adultos pueden verse espeluznantes y mantenerse seguros en Halloween.

Desde dulces hasta trajes, adornos y luces, aprenda de qué forma la química es útil para garantizar la seguridad y la diversión de Halloween:

  • Trajes que llaman la atención: La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor (CPSC), Underwriters Laboratories (UL) y la American Academy of Pediatrics (AAP) recomiendan que los padres y los niños elijan trajes, máscaras, barbas y pelucas hechos con materiales resistentes al fuego, como los tejidos sintéticos con nailon o poliéster. De acuerdo con la CPSC, los trajes elaborados a partir de estas fibras sintéticas son “menos propensos a prenderse fuego, resistirán las quemaduras y se apagarán más rápido si se produce un incendio“. La AAP sugiere que los niños usen trajes brillantes y reflectantes. Las tintas fluorescentes hacen que la ropa brille y se vea brillante para que los niños puedan pedir dulces durante el día y cerca del anochecer. Otro tipo de ropa de alta visibilidad es la ropa reflectante, hecha por inmersión de los hilos de la tela en millones de perlas de vidrio microscópicas. Cuando la prenda está lista, cada perla actúa como un pequeño espejo y refleja la luz en diferentes direcciones. La cinta reflectante de PVC también puede mejorar la visibilidad de un traje. Para que la ropa y la cinta reflectantes funcionen correctamente el ambiente debe estar oscuro y debe haber una fuente de luz; tal como los faros de los automóviles, para reflejar la luz. Los niños pueden usar ropa fluorescente y reflectante para brillar en Halloween.
  • Decoración con estilo: Halloween es el segundo día festivo más “decorado” después de Navidad y las luces y velas, los esqueletos de plástico y ambientaciones al estilo de una casa embrujada se suman a la diversión. Pero las decoraciones colocadas al azar pueden generar incendios en el hogar y lesiones por quemaduras. En la mayoría de los incendios en el hogar reportados cada año, las decoraciones son las primeras en incendiarse, y según la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego (NFPA) las velas originan el 40 por ciento de los incendios. Los retardantes de llama proporcionan una importante capa de protección contra incendios originados a partir de una vela que se cayó o un tipo de iluminación mal usada durante Halloween. También asegúrese de que sus faroles y velas estén situados a una distancia segura de las decoraciones, cortinas, papeles y otros materiales inflamables.
  • Iluminar la noche: Las facultades químicas de las luces facilitan la visibilidad de quienes piden dulces en las calles oscuras. Las barras luminosas, por ejemplo, suelen tener una solución de peróxido de hidrógeno, una solución de éster fenil oxalato y un colorante fluorescente (a veces llamado un fluoróforo), que se combinan para crear una luz brillante. Obtenga más información acerca de la seguridad de las barras luminosas en Kids + Chemical Safety. Las linternas o proyectores fabricados a partir de plástico de policarbonato resistente a los golpes y alimentados por baterías de litio también pueden usarse para construir un camino brillante para los pequeños que buscan caramelos. Tanto las baterías de litio como las de ion-litio se cargan rápidamente y tienen un alto índice de energía para prolongar la duración de la batería, en parte gracias a la química. También se puede utilizar iluminación LED en lugar de velas dentro de las calabazas.
  • Inspeccionar caramelos y golosinas: La envoltura de plástico ayuda a prevenir la propagación de gérmenes y las enfermedades transmitidas por los alimentos. En Halloween, los envoltorios de plástico también permiten que los padres puedan supervisar los caramelos que manipulan sus hijos. La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de EE. UU. le recomienda a los padres que les digan a los niños que no acepten o coman ninguna golosina que no esté envuelta comercialmente. ¿Siente curiosidad acerca de lo que está envuelto en los caramelos? El ingrediente principal en la mayoría de los caramelos es la sustancia química sacarosa, conocida más comúnmente como azúcar, que se compone de 12 átomos de carbono, 22 átomos de hidrógeno y 11 átomos de oxígeno. Obtenga más información acerca del azúcar y otros compuestos químicos que endulzan los caramelos aquí.

Aprender más sobre ciencia no tiene que ser tenebroso. Visite la American Chemical Society para consultar actividades relacionadas con la química durante Halloween para los niños.