COVID-19 y los peligros de la automedicación - ChemicalSafetyFacts.org
View count: 102 Views

La COVID-19 ha sido declarada una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Hasta agosto de 2020, se han confirmado más de 18 millones de casos de COVID-19 en todo el mundo y más de 685 000 personas han muerto a causa de ella.

El aumento de las preocupaciones sobre la COVID-19 ha provocado que algunas personas se automediquen para intentar matar el virus o evitar contraerlo.

¿Qué es la automedicación?

La automedicación ocurre cuando una persona usa o intenta autoadministrarse una sustancia en forma de tratamiento para un padecimiento físico o psicológico.

Actualmente, no hay fármacos ni otras terapias aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. para prevenir o tratar la COVID-19. Los consejos que se encuentran en algunos sitios de redes sociales sobre automedicación contra la COVID-19 pueden ser inexactos y causar envenenamiento químico y la muerte.

Peligros de la automedicación con productos para el hogar

A continuación, se presentan algunos de los ejemplos más comunes de automedicación contra la COVID-19 con productos para el hogar. Estos ejemplos NO han sido aprobados médicamente como tratamientos seguros O eficaces para la COVID-19, o para la prevención contra esta enfermedad:

Beber dióxido de cloro  

La FDA ha advertido a los consumidores que no beban productos de dióxido de cloro vendidos en línea como tratamientos médicos como la solución mineral milagrosa (Miracle Mineral Solution, MMS). La ingesta de estos productos puede tener consecuencias potencialmente mortales, que incluyen insuficiencia respiratoria, ritmos cardíacos anormales fatales, presión arterial baja provocada por deshidratación, insuficiencia hepática aguda, recuentos bajos de células sanguíneas y vómitos intensos.

Consumir cantidades excesivas de alcohol 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que consumir productos que contienen alcohol etanol, un ingrediente de las bebidas alcohólicas, no protegerá ni evitará que alguien se contagie COVID-19. El alcohol tiene efectos a corto y largo plazo en casi todos los órganos del cuerpo, puede debilitar el sistema inmunitario y reduce la habilidad del organismo para lidiar con enfermedades infecciosas. Además, el uso excesivo de alcohol aumenta el riesgo de síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), una de las complicaciones más graves de la COVID-19.

Hacer gárgaras con soluciones de blanqueador diluido

La OMS también ha declarado que beber blanqueador, metanol y etanol es extremadamente peligroso.  Una encuesta de panel en internet realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) descubrió que el 4 por ciento de los encuestados consumían o hacían gárgaras con soluciones de blanqueador diluido, agua jabonosa y otros desinfectantes en un esfuerzo por protegerse de la COVID-19. La encuesta identificó lagunas de conocimiento sobre preparación, uso y almacenamiento seguros de limpiadores y desinfectantes.

Un tercio de los encuestados usó de manera indebida limpiadores y desinfectantes con la intención de prevenir la transmisión de la COVID-19 al usar blanqueador en productos alimenticios, aplicar productos de limpieza y desinfectantes para el hogar en la piel e inhalar o ingerir limpiadores y desinfectantes. Más información acerca de la seguridad y usos del blanqueador con cloro.

Beber cantidades excesivas de agua para expulsar el virus 

En marzo de 2020, BBC Future publicó un artículo que destacaba el rumor de que beber cantidades excesivas de agua es una manera eficaz de expulsar el coronavirus del organismo. Este no es un método comprobado para combatir la COVID-19, y la intoxicación por agua puede provocar confusión, desorientación, náuseas y vómitos.

Usos aprobados de dióxido de cloro, etanol y blanqueador con cloro

El dióxido de cloro posee una variedad de usos antimicrobianos, lo que incluye la desinfección del agua potable. También se usa como agente antimicrobiano en agua para procesamiento de aves de corral y para lavar productos agrícolas. El dióxido de cloro también se usa para esterilizar equipos médicos.

El etanol es un líquido transparente e incoloro y el ingrediente principal de las bebidas alcohólicas. Debido a que puede disolverse fácilmente en el agua y otros compuestos orgánicos, el etanol también es un ingrediente de una variedad de productos, desde productos de cuidado personal y belleza, hasta pinturas, barnices y combustibles.

El blanqueador con cloro se usa comúnmente como un agente blanqueador o desinfectante en el lavado o como un desinfectante universal de uso amplio.

Cómo ayudar a detener la propagación de la COVID-19

Mantener su estado de salud general mediante dieta y ejercicio, practicar el distanciamiento social, practicar una buena higiene de manos y quedarse en el hogar tanto como sea posible son las mejores medidas que se pueden tomar para minimizar la propagación de la COVID-19:

Use una mascarilla o un elemento de cobertura facial

Los CDC recomiendan que las personas de 2 años de edad o más usen un elemento de cobertura facial de tela en entornos públicos y cuando estén alrededor de personas que no vivan en su casa. Los elementos de cobertura facial de tela pueden ayudar a prevenir que aquellas personas que tienen COVID-19 la propaguen a otras personas.

Lávese las manos

Después de estar en un lugar público o tocar un artículo o superficie que otras personas puedan tocar con frecuencia (manijas de puertas, mesas, bombas de gasolina, carritos de compras, etc.), debe lavarse las manos. También debe lavarse las manos antes de tocarse los ojos, la nariz o la boca. Cuando no hay agua y jabón disponibles, se pueden usar desinfectantes para manos que contengan al menos 60 por ciento de alcohol. Más información acerca de cómo usar debidamente los desinfectantes.

Practique el distanciamiento social o físico

Este video de los CDC ofrece orientación sobre cuándo practicar el distanciamiento social

En general, la COVID-19 se propaga entre las personas que están en contacto cercano durante un período de tiempo. Cuando alguien con COVID-19 habla, tose o estornuda, las gotículas de la boca o la nariz pueden caer sobre las personas cercanas y provocar que contraigan el virus. Los CDC recomiendan que las personas practiquen el distanciamiento social manteniéndose al menos a dos metros de distancia de las personas que no viven en su casa, ya que esto puede ayudar a minimizar la propagación de la COVID-19.

Visite los siguientes recursos para obtener más información sobre la COVID-19: