Refrigeración del almuerzo: la química de las loncheras - ChemicalSafetyFacts.org
View count: 295 Views

Refrigeración del almuerzo: la química de las loncheras Cuando los padres preparan a los niños para el regreso a la escuela, las loncheras suelen ser una prioridad en la lista de compras. Las loncheras entran fácilmente en las mochilas y ayudan a proteger los alimentos blandos como las bananas y los duraznos durante los viajes ajetreados a la escuela y los días escolares caóticos.

 

De todas maneras, mantener los alimentos almacenados a temperaturas seguras puede ser difícil cuando los niños están constantemente en movimiento. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. recomienda que los alimentos de almuerzo como fiambres y queso, los alimentos cocinados, la leche y el yogur nunca estén a temperatura ambiente por más de dos horas, o más de una hora si la temperatura del aire supera los 32 °C.

 

Las bolsas de papel marrón y las bolsas de comestibles de plástico no son lo ideal para mantener los alimentos refrigerados. Para ayudar a que los alimentos sean seguros para consumo varias horas después de empacarlas en el hogar, los expertos del Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. recomiendan las loncheras con aislamiento.

 

¿De qué están hechas las loncheras con aislamiento y cuáles son los diferentes tipos?

 

Las loncheras con aislamiento suelen contener una capa externa hecha de una tela de plástico resistente, como vinilo, nailon o poliéster, que suele ser difícil de manchar o romper. La capa interna de la bolsa generalmente está hecha de un material impermeable: los revestimientos con plástico, aluminio, vinilo y papel de aluminio son comunes y ayudan a mantener los alimentos secos y frescos. La capa interna intermedia de espuma aislante está hecha normalmente de materiales como poliuretano resistente, polietileno plástico o guata térmica hecha de fibras de poliéster.

 

Aunque cuentan con aislamiento, las loncheras o bolsas de almuerzo semirrígidas suelen mantener mejor los alimentos frescos si se incluyen al menos dos fuentes de refrigeración, como compresas de gel o hielo para los alimentos perecederos.

 

Las loncheras también pueden estar hechas de silicona, vidrio y metal. Aunque estos materiales también son robustos y resistentes, si no cuentan con aislamiento interno, agregar una compresa de gel o hielo para mantener los alimentos refrigerados ayudará a que sean seguros para consumo. Las compresas de gel reutilizables suelen estar hechas de materiales como hidroxietilcelulosa (un agente espesante hecho de plantas), poliacrilato de sodio (un tipo de sal) o sílice recubierto de vinilo que no contaminarán los alimentos si se rompe la compresa.

 

¿Qué dicen los expertos de seguridad de los alimentos acerca de las loncheras?

 

Los especialistas en seguridad de los alimentos recomiendan utilizar loncheras con aislamiento para ayudar a mantener los alimentos frescos y proteger a los niños de enfermedades transmitidas por alimentos. ¿No cuenta con una lonchera con aislamiento? El USDA recomienda utilizar un cartón de jugo congelado como una compresa congelada: para la hora del almuerzo, el jugo debería haberse descongelado y estar listo para beber.

 

También es importante asegurarse de que las manos estén limpias antes de preparar los almuerzos y de que los niños recuerden lavar sus manos a fondo antes de la hora del almuerzo o de la merienda. Si no hay agua y jabón fácilmente disponibles, considere agregar toallitas húmedas o geles desinfectantes para manos a la lonchera.