Equipo de protección personal y química - ChemicalSafetyFacts.org
View count: 555 Views

El brote de COVID-19, que ha sido declarado una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha puesto en evidencia la importancia fundamental del equipo de protección personal (EPP) en los centros del cuidado de la salud.

Los enfermeros, los médicos y demás trabajadores del cuidado de la salud usan EPP para minimizar su exposición a peligros que pueden provocar enfermedades y lesiones graves. Existen varios tipos de EPP para ayudar a mantener al personal del cuidado de la salud a salvo de materiales infecciosos durante la crisis de COVID-19, incluidos guantes y overoles desechables, respiradores N95, mascarillas quirúrgicas, protectores faciales y gafas de seguridad.

  • Guantes y overoles desechables: Los guantes médicos desechables de vinilo, látex o nitrilo ayudan a proteger a los trabajadores del cuidado de la salud y a los pacientes de la propagación de enfermedades durante los procedimientos o exámenes médicos. Los overoles desechables de polipropileno están diseñados para cubrir y proteger todo el cuerpo, incluidas las piernas, la espalda, la cabeza y los pies.
  • Respiradores N95: Originalmente, los respiradores N95 fueron fabricados para su uso en obras de construcción y otros ámbitos industriales en los que los trabajadores se exponen al polvo y a partículas pequeñas. Durante la pandemia de COVID-19 y las pandemias anteriores, los trabajadores del cuidado de la salud usan estos respiradores, fabricados a partir de una fibra de polipropileno flexible no tejida, durante los procedimientos para protegerse a sí mismos y a los pacientes de la propagación de microorganismos, líquidos corporales y partículas.
  • Mascarillas quirúrgicas: Generalmente, las mascarillas quirúrgicas desechables se fabrican cubriendo una capa de tejido con una tela adherida no tejida, que tiene mejores propiedades de filtración bacteriana y permeabilidad al aire que la tela tejida. El polipropileno, un polímero termoplástico utilizado en fibras textiles, es el material más común utilizado para fabricar estas mascarillas.  Las mascarillas quirúrgicas desechables también pueden hacerse de poliestireno, policarbonato, polietileno o poliéster.
  • Protectores faciales: Los proveedores del cuidado de la salud usan protectores faciales para proteger la cara y las membranas mucosas asociadas en la nariz y la boca de pulverizaciones y salpicaduras de líquidos corporales. Las protecciones faciales se utilizan generalmente con otros EPP y vienen en modelos desechables, reutilizables y reemplazables. La visera del protector facial se compone de varios tipos de materiales, incluidos el policarbonato, el propionato, el acetato, el cloruro de polivinilo y el glicol de tereftalato de polietileno (PETG).  
  • Gafas y anteojos de seguridad: Las gafas y los anteojos de seguridad protegen al usuario del impacto de fragmentos y partículas que están en el aire. La química del cloro se utiliza para la fabricación de gafas de seguridad e inhaladores respiratorios y puede encontrarse en algunos dispositivos médicos.

Para obtener más información sobre los EPP, vea este video.

Esta infografía de la OMS proporciona instrucciones sobre cómo ponerse y sacarse el EPP.

Para ayudar a garantizar que el EPP del dispositivo médico sea seguro y eficaz, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) estableció regulaciones de sistemas de calidad y buenas prácticas de fabricación.  Se espera que los fabricantes de EPP regulados por la FDA utilicen estas regulaciones y prácticas para mantener una calidad constante del producto y guiar las pruebas de desempeño para que sus productos cumplan con los estándares reconocidos. Los estándares de EPP pueden incluir resistencia a fluidos, protección contra fugas y resistencia a roturas y enganches.

Esterilización, limpieza y desinfección

Durante la pandemia de COVID-19, la FDA aprobó una tecnología desarrollada por la organización de investigación científica sin fines de lucro Battelle Memorial Institute que utiliza agua oxigenada concentrada en fase de vapor en equipos especializados para esterilizar los respiradores N95 usados y otros equipos de protección personal empleados por profesionales del cuidado de la salud. El óxido de etileno también se utiliza para esterilizar el EPP y otros equipos médicos utilizados por las instalaciones médicas.

El agua oxigenada es activa contra una amplia gama de microorganismos, como las bacterias, la levadura, los hongos y las esporas. La solución de agua oxigenada al 3 por ciento, que está disponible comercialmente, es un desinfectante de superficies estable y eficaz. En concentraciones del 3 al 6 por ciento, las soluciones de agua oxigenada pueden desinfectar respiradores artificiales, telas y endoscopios. El agua oxigenada también está incluida en la lista de desinfectantes de la EPA para su uso contra COVID-19.

Las soluciones blanqueadoras para la casa y el comercio pueden ayudar a desinfectar superficies, incluidos equipos reutilizables en hospitales, laboratorios médicos, consultorios médicos y asilos de ancianos, para ayudar a evitar la propagación de enfermedades infecciosas.

Cuando no se dispone de agua y jabón, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC) recomiendan utilizar un desinfectante para manos con una concentración de al menos 60 por ciento de etanol o alcohol isopropílico al 70 por ciento para inactivar virus con propiedades similares al virus COVID-19.

 

El Center for Biocide Chemistries del American Chemistry Council ha creado una lista de productos aprobados por la EPA para su uso contra virus como el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus que provoca COVID-19. Puede encontrar la lista de productos antimicrobianos de la EPA para su uso contra COVID-19 aquí.