Disolventes clorados - ChemicalSafetyFacts.org

Disolventes clorados

Los disolventes clorados, también conocidos como organoclorados, son sustancias químicas que se usan principalmente como materias primas en la producción de otros productos. Pueden producirse como subproductos o productos intermedios en la síntesis de otros materiales clorados. Para conocer siete ejemplos, consulte nuestra lista de disolventes clorados.

Usos y beneficios

1,1-dicloroetano

Actualmente, el 1,1-dicloroetano se usa en la fabricación de caucho resistente al alto vacío y para la extracción de sustancias sensibles a la temperatura. El uso de 1,1-dicloroetano para la producción del disolvente 1,1,1-tricloroetano cesó a finales de la década de 1990.

1,2-dicloroetano

El 1,2-dicloroetano, conocido comúnmente como EDC, es un hidrocarburo clorado líquido inflamable transparente, incoloro, aceitoso y sintético. Más de un 90 por ciento de la producción mundial del cloruro de vinilo monómero (VCM) usa EDC. Durante el proceso de producción de VCM, se consumen por completo cantidades de 1,2-dicloroetano. Se hace reaccionar el VCM para producir el polímero versátil cloruro de polivinilo, o PVC.

El EDC también se usa en la producción de otros compuestos orgánicos, lo que incluye las aminas de polietileno que se usan para síntesis química. El EDC también se usaba como eliminador de plomo para evitar la acumulación de depósitos de plomo de la gasolina con plomo, pero ese uso ha sido igualmente descontinuado.

1,4-diclorobenceno

En la actualidad, el 1,4-diclorobenceno, llamado también paradiclorobenceno, se usa principalmente para producir otras sustancias químicas, como la resina de sulfuro de polifenileno (PPS), un termoplástico de alto desempeño. Las fibras y los textiles sintéticos derivados del PPS son resistentes al ataque químico y térmico.

Históricamente, el paradiclorobenceno se ha usado como desodorante de espacios para contenedores de residuos e inodoros, además de fumigante para ayudar a controlar polillas, moho y hongos. Esas aplicaciones han disminuido en los últimos años.

1,2-diclorobenceno

Similar en estructura atómica al 1,4-diclorobenceno, al 1,2-diclorobenceno también se lo conoce como ortodiclorobenceno. Se usa principalmente como materia prima en la síntesis de sustancias químicas agrícolas. También se ha usado como disolvente y en la síntesis de colorantes. El uso de 1,2-diclorobenceno como insecticida para termitas y barrenadores de la langosta ha sido descontinuado, al igual que su uso por parte del Servicio Forestal de EE. UU. para combatir brotes generalizados de escarabajos descortezadores.

Trans-1,2-dicloroetileno

El trans-1,2-dicloroetileno se genera como un subproducto en la síntesis del cloruro de vinilo monómero (VCM). También puede producirse comercialmente, en una mezcla con el isómero cis-1,2-dicloroeteno, para producir disolventes clorados y otros compuestos. El isómero trans se ha usado como disolvente en aplicaciones de limpieza electrónica, limpieza de precisión y otras aplicaciones de limpieza específicas de metales. Los isómeros cis y trans se encuentra en el entorno como resultado de la degradación anaeróbica de los disolventes tricloroetileno y percloroetileno.

1,1,2-tricloroetano

El 1,1,2-tricloroetano se usa en la síntesis de 1,1-dicloroetileno (cloruro de vinilideno), que se usa en la fabricación de semiconductores. También se usa para producir diversos polímeros, lo que incluye el cloruro de polivinilideno, la base para el filme transparente para alimentos hasta principios de la década de 2000. También se usa en la producción de otros productos clorados y para fabricar caucho resistente al alto vacío.

1,2-dicloropropano

El 1,2-dicloropropano se obtiene como producto derivado de la producción de epiclorhidrina, que se produce a gran escala. Se usa en la producción del disolvente percloroetileno y otras sustancias químicas cloradas. Se había usado como un fumigante de suelos y un disolvente industrial, pero esos usos se han descontinuado.

Información de seguridad

Posible exposición y efectos secundarios

La exposición del consumidor a disolventes clorados no es típica. Sin embargo, en entornos industriales, los trabajadores pueden estar expuestos a disolventes clorados por inhalación y contacto con la piel. Los efectos secundarios a corto plazo de estos tipos de exposición pueden incluir mareos y fatiga.

Evaluación de riesgos

En el marco de la Ley de Control de Sustancias Tóxicas (TSCA), la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EE. UU. ha identificado los siete disolventes clorados enumerados en la sección “Usos y beneficios” como candidatos de alta prioridad para la evaluación de riesgos. El proceso de priorización es fundamental para la capacidad de la EPA de revisar sistemáticamente las sustancias químicas que se usan en el comercio. La EPA ha dejado claro que la designación como sustancia química de alta prioridad “no constituye un hallazgo de riesgo” y no debe ser motivo de preocupación. Esto significa que se revisará una sustancia designada como de alta prioridad; no es una determinación de lo que encontrará la revisión.

Respuesta a preguntas

¿Qué son los disolventes clorados?

Los disolventes clorados son sustancias químicas que se usan principalmente como materias primas en la producción de otros productos comerciales. Pueden producirse como subproductos o productos intermedios en la síntesis de otros materiales clorados.

¿Cuáles son algunos de los usos pasados y presentes de los disolventes clorados?

El 1,2-dicloropropano se usaba como fumigante de suelos y como disolvente industrial. El 1,1,2-tricloroetano se usa para producir caucho resistente al alto vacío. El Servicio Forestal de EE. UU. usó el 1,2-diclorobenceno para combatir brotes de escarabajos descortezadores. El 1,4-diclorobenceno también se ha usado como desodorante y como fumigante para ayudar a controlar polillas, moho y hongos.

¿Cómo podría exponerse alguien a disolventes clorados?

La exposición ocupacional a disolventes clorados puede producirse por inhalación o contacto con la piel. El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional ofrece recursos sobre la gestión de la seguridad química en el lugar de trabajo.