Cumeno - ChemicalSafetyFacts.org

Cumeno

Cumeno, también conocido como isopropilbenceno, 2-fenilpropano o (1-metiletil)benceno, es un líquido incoloro y volátil con un olor similar al de la gasolina. Es un componente natural del alquitrán y el petróleo crudo, y también se puede utilizar como un componente de mezcla en la gasolina.

Usos y beneficios

Una sustancia química esencial, casi todo el cumeno (aproximadamente un 98 por ciento) se consume como un intermediario químico en la producción de fenol y acetona, dos sustancias químicas que se utilizan ampliamente para la fabricación de plásticos.

 

Además, el cumeno en cantidades menores se utiliza como solvente durante la fabricación de pinturas, lacas y esmaltes. El cumeno en sí no se vende generalmente para uso privado.

Información de seguridad

La exposición humana al cumeno se produce principalmente en lugares de trabajo industriales que producen o utilizan cumeno. Se informa de que las concentraciones de exposición laboral durante la fabricación de sustancias químicas son bajas, ya que la producción y las reacciones posteriores de la sustancia química se producen en sistemas cerrados.

 

Para optimizar la seguridad del empleado, los trabajadores y empleadores deben seguir las prácticas de manipulación que se encuentran en la Hoja de datos de seguridad del fabricante, que pueden incluir usar ropa protectora, respiradores, guantes y gafas de seguridad. Además, los lugares de trabajo donde hay cumeno deben estar bien ventilados para minimizar el potencial de exposición de los trabajadores. La American Conference of Governmental Industrial Hygienists (ACGIH®) ha establecido una concentración segura de cumeno en aire en lugares de trabajo. La Administración de Seguridad & y Salud en el Trabajo de los Estados Unidos (Occupational Safety and Heath Administration, OSHA).

 

Los datos de estudios realizados con voluntarios humanos indican que el cumeno se puede absorber en el cuerpo a través de la inhalación, pero se metaboliza y excreta con rapidez, sin evidencias de una retención a largo plazo en el cuerpo.

Respuesta a preguntas

P: ¿Cómo se pueden ver expuestas las personas al cumeno?





R: Las personas se exponen al cumeno principalmente en lugares de trabajo que producen o utilizan cumeno. Dado que el cumeno es volátil y es un componente natural del petróleo crudo, se encuentra en las emisiones de los productos derivados del petróleo, como el escape de los vehículos procedente de la combustión de algunos combustibles para motores, la evaporación de gasolineras y los derrames de petróleo. Las personas que trabajan con cumeno en las industrias relacionadas con el petróleo pueden tener una mayor exposición potencial; los efectos de dicha exposición se pueden mitigar mediante el seguimiento de prácticas aprobadas de salud en el trabajo. Además, las personas pueden verse expuestas a niveles bajos mediante productos derivados del tabaco, posiblemente como un producto de la combustión del tabaco.

P: ¿La exposición al cumeno tiene efectos sobre la salud?





R: La exposición humana al cumeno solo es probable que ocurra en determinados entornos de trabajo. Estudios en animales demuestran que el contacto directo de los ojos con cumeno líquido puede provocar irritación ligera, pero no lesiones corneales. Los vapores del cumeno pueden provocar una molestia leve y enrojecimiento en los ojos.

El contacto prolongado o repetido con la piel puede provocar irritación ligera, con enrojecimiento local y sequedad o descamación de la piel. La inhalación excesiva de los vapores de cumeno puede provocar irritación de la nariz, garganta y tracto respiratorio superior. Si se ingiere o se traga en cantidades pequeñas, el cumeno tiene un nivel de toxicidad bajo, lo que significa que los efectos sobre la salud serán mínimos o leves. Cuando se traga en cantidades mayores, el cumeno puede provocar irritación gastrointestinal y puede aspirarse durante el vómito.

 

El Programa Nacional de Toxicidad establece que no se han identificado estudios en humanos que evalúen la relación entre el cáncer en humanos y la exposición excesiva al cumeno.

 

Más información:

 

Programa Nacional de Toxicología

 

Agencia de Protección Ambiental de EE. UU.