Blanqueador con cloro / Solución con hipoclorito de sodio

Blanqueador con cloro / Solución con hipoclorito de sodio

El blanqueador con cloro se forma combinando agua con el compuesto basado en cloro, hipoclorito de sodio. Este producto ampliamente disponible se utiliza comúnmente como un agente blanqueador o desinfectante en el lavado de la ropa, o como un desinfectante universal de uso amplio.

Usos y beneficios

El blanqueador con cloro se conoce principalmente como un producto de limpieza para el lavado de la ropa y un desinfectante que destruye los gérmenes y ayuda a blanquear la ropa blanca. El blanqueador también cuenta con una amplia gama de otros usos, incluidos los siguientes:



  • Agua potable

    Antes de que se agregaran desinfectantes a base de cloro, como las soluciones de hipoclorito de sodio, en el agua para consumo en los EE. UU. hace más de 100 años, muchas personas se enfermaban y morían a causa de enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera y la fiebre tifoidea. La cloración destruye a la mayoría de los gérmenes que se encuentran en el agua para mantener el agua potable para consumo. Durante situaciones de emergencia, cuando el suministro de agua para consumo normal se interrumpe o se contamina, el blanqueador con cloro puede desinfectar el agua no potable de manera segura. El blanqueador con cloro también ayuda a mantener el agua de las piscinas sin gérmenes que pueden causar diarrea, otitis externa y “erupciones causadas por el agua del jacuzzi”.


  • Elaboración y preparación de alimentos seguros

    El blanqueador con cloro agregado al agua puede destruir los gérmenes asociados con los alimentos crudos. Estas soluciones pueden, asimismo, desinfectar equipos de producción alimenticia, superficies de preparación de alimentos y contenedores para el transporte de alimentos. Los restaurantes y las tiendas de comestibles usan soluciones de blanqueador para ayudar a desinfectar las superficies de preparación y almacenamiento de alimentos.


  • Usos médicos

    Las soluciones de blanqueador con cloro permiten desinfectar varios tipos de superficies, incluidos los equipos reutilizables en hospitales, laboratorios médicos, consultorios médicos y residencias de ancianos, para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas entre los pacientes, residentes y profesionales del cuidado de la salud.


  • Desinfección de la casa

    Los consumidores pueden usar soluciones diluidas de blanqueador con cloro para desinfectar las superficies en los baños y la cocina. Usar soluciones de blanqueador para desinfectar frecuentemente las superficies de contacto también puede ayudar a prevenir la propagación de resfríos, la gripe, el norovirus y otras enfermedades infecciosas. Durante los desastres naturales, como las inundaciones, el blanqueador con cloro puede desinfectar superficies contaminadas.


Información de seguridad

El blanqueador con cloro registrado en la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. es de uso seguro para las tareas cotidianas de la casa, pero los usuarios deben seguir las instrucciones del fabricante en la etiqueta del producto. El blanqueador con cloro jamás se debe usar en su concentración plena; para usos específicos, los consumidores deben diluir el producto con agua según las instrucciones de la etiqueta.


El blanqueador con cloro es corrosivo, por lo que los usuarios deben evitar el contacto con los ojos y la piel, usar gafas de protección y guantes de plástico o de goma, y asegurarse de contar con ventilación de aire adecuada al usar blanqueador en lugares cerrados.


Es importante almacenar el blanqueador con cloro fuera del alcance de los niños. Asimismo, almacenar el blanqueador lejos de la exposición a la luz solar directa o de fuentes de calor puede extender la vida útil del producto, ya que el calor y la luz deterioran el producto con el paso del tiempo.


Los consumidores nunca deben mezclar el blanqueador con cloro ni un producto que contenga blanqueador con cloro con amoníaco, productos a base de amoníaco o productos ácidos, ya que la combinación puede generar vapores tóxicos que pueden ser fatales si se inhalan.